¿Quiénes somos?

El Colegio Seminario Menor Diocesano se halla situado en la población de Segorbe, ciudad de aproximadamente 9.000 habitantes en la provincia de Castellón, capital de comarca e histórica a nivel nacional

La titularidad pertenece al Obispado de Segorbe-Castellón, tras su cesión por parte de los padres jesuitas hace más de 100 años. Es un Centro mixto de una sola línea que alberga desde la Educación Infantil hasta la Secundaria.

El Colegio Seminario es una institución con una larga trayectoria educativa en la comarca del Alto Palancia, que se ha distinguido por la calidad de su enseñanza, la profesionalidad de sus maestros y educadores, la atención personalizada en la educación de nuestros alumnos basada en valores cristianos y las instalaciones de las cuales disponemos para completar el proceso educativo y el esparcimiento personal.

Nos renovamos continuamente, y aunque mantenemos nuestras tradiciones, nos levantamos cada día intentando reinventarnos y ofrecer nuevos enfoques en la educación de nuestros alumnos. Para ello revisamos continuamente las metodologías empleadas y las adecuamos a las necesidades educativas.

Nuestros horarios se adecúan a las necesidades de los padres y familiares, y los servicios que ofrecemos en actividades extraescolares, de refuerzo y ampliación a nuestros alumnos junto con la atención personalizada nos distinguen como un centro a la vanguardia de la atención educativa.

Así mismo, la implantación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación se están convirtiendo en uno de los objetivos de nuestra política educativa, contando todas las aulas con proyector, pantalla y conexión wifi para un seguimiento más atractivo de los alumnos.

Los valores, principios y fines de nuestra institución son los siguientes:

VALORES

  • Ofrece a quienes conviven en ella todos los medios pedagógicos de formación humana, intelectual y espiritual que toda auténtica institución educativa está llamada a desarrollar.
  • Reúne las condiciones de la escuela católica, particularmente en lo que se refiere a la educación cristiana, permaneciendo fiel a las orientaciones de la Santa Sede y del propio Obispado.
  • El alumnado es el protagonista principal y agente en el proceso de crecimiento como persona y como cristiano. La tarea del Centro está orientada a ayudarles a descubrir sus propias aptitudes y limitaciones y a estimularles para que aprendan a autogobernarse y a desarrollar todas sus capacidades, ofreciéndoles los medios adecuados para crecer y madurar en todos los aspectos de su personalidad.
  • Consigue un nivel de competencia y formación humana que permite una integración en la sociedad, manteniendo un nivel cultural y una escala de valores bien consolidados, enraizados en su tradición, y como transmisor de valores.
  • El trabajo docente y profesional en nuestro Centro forma parte de un proceso conjunto e indisoluble en el cuál todos los agentes son copartícipes de las tareas y proyectos del Centro.

PRINCIPIOS

  • El Seminario Menor Diocesano se fundamenta en la educación integral de la persona desde la perspectiva de un humanismo cristiano, valorando la dignidad de la persona humana, sin discriminación de sexo, raza, nación, clase social, ideología o religión.
  • Reconoce la dignidad de cualquier tipo de profesión y orienta al alumno hacia su vocación profesional.
  • Cree que el medio en que vive la persona y el modo como ésta lo experimenta influye en su desarrollo espiritual y material. Por ello favorece la interacción entre ambos, fomentando la investigación y experimentación en su propio entorno.
  • Tiene en cuenta la situación concreta de cada persona, inseparable de sus condicionantes familiares, enraizada en un área cultural determinada y en continuo proceso de transformación, con la esperanza de un futuro cada vez más justo y más digno para todos los hombres.
  • El Seminario Menor Diocesano se compromete a una educación de calidad, basada en la formación abierta a la transcendencia y al valor humano y personalizado en la fe, garantizando la igualdad de oportunidades para mujeres y hombres en una sociedad única e indivisible.
  • Educa en una moral basada en el respeto a los derechos de la persona y en el fomento de los deberes sociales y de las libertades fundamentales, transmitiendo dichos valores a través de la promoción de la responsabilidad personal y colectiva nacida de la fe cristiana.
  • Promueve la educación para la libertad frente a todo tipo de opresión, adoctrinamiento y manipulación, tanto en el interior del Centro como fuera de él. 
  • Es una auténtica comunidad educativa basada en las relaciones efectivas y afectivas de los miembros que la constituyen y en la cooperación entre las diferentes administraciones y colectivos que la conforman.
  • Los educadores y los profesores están implicados en el proyecto educativo, que se realiza con su preparación técnica y pedagógica y su testimonio de fe. Por tanto, el reconocimiento hacia su función es de máxima satisfacción para la comunidad educativa.
  • Se considera fundamental la participación de los padres en la comunidad educativa, sintiéndose corresponsables del mantenimiento del carácter propio del Centro y del proyecto educativo, en cuyos valores desean que sus hijos sean educados.

FINES

  • Desarrollar la capacidad individual de cada alumno en el ejercicio de sus actividades para conseguir el pleno desarrollo de su personalidad, basándonos en una ormación humana y espiritual dentro del humanismo cristiano.
  • Educar para la formación de la persona en valores como la honestidad personal, la sinceridad, la class="colored">responsabilidad, el sentido cristiano del trabajo y la participación desinteresada en la marcha del quehacer educativo, para conseguir una auténtica convivencia que prevenga el desarrollo de conflictos.
  • Educar al alumno desde la perspectiva del humanismo cristiano para que valore la dignidad de la persona y sus derechos fundamentales como la base de una sociedad democrática y plural.
  • Formar al alumno desarrollando su capacidad de esfuerzo y responsabilidad como parte integrante de su educación y desarrollo personal y profesional futuro.
  • Desarrollar en el alumno el respeto por el medioambiente y los seres vivos que conviven con él, para que se comprometa en la interacción con el medio natural y aúne esfuerzos con la finalidad de obtener un futuro sostenible. 
  • Desarrollar la capacidad de regular el autoaprendizaje, incrementando la confianza en las aptitudes personales de cada alumno y en su capacidad para adquirir nuevos conocimientos.
  • Fomentar la creatividad y el espíritu emprendedor del alumno, desde el respeto y los valores establecidos dentro de un ideario católico, los derechos de la persona y las libertades fundamentales.
  • Desarrollar la adquisición de hábitos intelectuales y técnicas de trabajo que les ayude a entender y materializar posteriormente sus avances en los ámbitos científico, técnico, humanístico, histórico y artístico, que nuestros alumnos vayan a establecer en su formación académica y profesional futura.
  • Fomentar la adquisición de hábitos saludables en el cuidado personal, la actividad física y el deporte, como parte integrante del cuidado de uno mismo y el entorno que le rodea.
  • Preparar al alumno para su incorporación a la sociedad, desarrollando en él la capacidad de interactuar con ella desde una participación activa y responsable, adaptándose a los cambios que se vayan produciendo y manteniéndose firme en los valores y creencias adquiridos en la escuela cristiana.